MEDIONEGRO – Radar Libre
MEDIONEGRO

Se autodefinen como un colectivo de comunicación y activismo cultural de la ciudad de Córdoba.

Nombre del proyecto: MEDIONEGRO
Provincia: Córdoba
Ciudad: Córdoba
Sitio web 1: MEDIONEGRO – imágenes y movimientos
Sitio web 2: Repositorio en Internet Archive
Red 1: Facebook
Red 2: Instagram
Red 3: YouTube
Tipo de Experiencia: Medio Alternativo
Software libre utilizado: Programas de gestión, edición o puesta en línea
Licencias CC: Licencia CC-BY-SA
Formación e intercambio: Formaciones internas, Talleres abiertos, Hacklabs
Recursos libres (re)utilizados: Audio, Audiovisual, Escritos, Foto, Libros o Manuales, Música, Noticias, Planos, Software
Recursos libres generados: Audio, Audiovisual, Escritos, Foto, Libros o Manuales, Noticias, Planos

MEDIONEGRO es un colectivo de comunicación alternativa radicado en la Ciudad de Córdoba. Su fecha fundacional fue un 24 de marzo de 2016 y su origen está vinculado a redes de militancia – incluso más allá de Córdoba, con perspectiva regional latinoamericana.

[Empezamos] cruzándonos en viajes y encuentros, saliendo a hacer registros de movilizaciones, o trabajando como prensa en algunos espacios [políticos y sociales]. Con ganas de construir narrativas que no eran acertadas dentro de los medios.

MEDIONEGRO surge con la idea de hacer un medio digital y un espacio de comunicación que pudiese construir sus propias lógicas. Incluso encontrar su propia forma de sostenerse. Como todo proceso colectivo fue modificándose, adaptándose, con algunos cambios en sus integrantes. También la cultura libre estuvo presente en las definiciones iniciales.

Cobertura "Des-Esperanza" | Foto: MEDIONEGRO | CC BY SA
Cobertura “Des-Esperanza” | Foto: MEDIONEGRO | CC BY SA

Todo texto o imágenes que produjéramos iba a ser libre. Nunca dejó de ser así hacia adentro del colectivo, si bien puede haber alguna disonancia o alguna consulta, alguna pregunta.

Así priorizaron utilizar licencias Creative Commons para los contenidos generados, utilizar plataformas libres como WordPress para la web y Archive.org como repositorio. Incluso hubo un intento de utilizar software libre – por ejemplo el programa Darktable en lugar de Adobe Lightroom para la edición de fotografía, pero es algo pendiente.

Tenemos esa cosa de no ser puristas. Si bien comprendemos, apoyamos y propiciamos, también creemos que es todo gradual. Y es un proceso que se va construyendo de a poquito.

Casas comunitarias como plataformas libres

Para hablar de los orígenes de MEDIONEGRO es ineludible narrar las dinámicas envueltas entorno a lo grupal y al espacio físico común que habitan parte de sus integrantes. Revolución Casa Comunitaria, es una de las diferentes experiencias que hay en la ciudad, donde artistas, productores y comunicadores comparten un espacio, acuerdan dinámicas de convivencia, dividen gastos y potencian colaborativamente las herramientas y saberes de los que disponen.

El diagnóstico fue: somos una banda de gente obsesionada con el arte, la comunicación, el teatro, el cine, la gestión cultural, que queremos producir cultura en un espacio independiente, autogestivo, con narrativas contrahegemónicas. Y demás, queremos hacerlo en un contexto económico y técnico adverso.

Algunos integrantes de MEDIONEGRO y Revolución CC | Foto: Revolución CC | CC BY SA

La casa comunitaria fue la respuesta a una serie de interrogantes y situaciones repetidas.

Mucha gente estaba alquilando, tirando guita para vivir sola en un monoambiente, teniendo sus herramientas guardadas y las usaba poco. Así surge la idea de armar una casa donde tengamos el espacio para vivir, producir, compartir gastos, sostener el medio de comunicación. Y que también permita producir eventos, muestras de arte, circulación artística, y todo lo demás.

Para poder llevar adelante proyectos que busquen “desmercantilizar el arte, la cultura y la comunicación”, fue necesario pensar otra forma de organización. Una que permita gestionar mejor los recursos económicos y sobre todo el tiempo, que individualmente les implicaba otro desgaste, pero que colectivamente pudo facilitar “espacio y herramientas para producir”.

Es un poco eso de la ética hacker, de no hacer dos veces algo que ya está hecho. ¿Para qué voy a trabajar para ahorrar y comprar un proyector si otra persona ya lo hizo y lo puede compartir si no lo está usando? Entonces, no es [solo] software libre o una imagen que la podes copiar, pero son herramientas técnicas — que las tenés que cuidar —, pero aún así la idea está: poner en común.

Es un proceso en constante construcción, “a prueba y error”, como señalan. Por otra parte, a las lógicas del compartir se le fueron sumando instancias de reflexión en torno al feminismo, a las prácticas patriarcales, etc.

En Revolución Casa Comunitaria, suele haber un el lema flotando: “no hay ninguna revolución posible sin todas las revoluciones pendientes”. Y otro, tomada del Zapatismo, que señala “ir al ritmo del más lento”.

No es [una propuesta de] cultura libre, [donde] si no usas software libre no podés pertenecer a nuestro colectivo. Sino que es una cuestión de escucha y de mucha atención, mucha paciencia, mucho cuidado con las relaciones, con los afectos, con la forma en que lo decís, la forma que propones.

La propuesta de MEDIONEGRO

Captura de pantalla del sitio de MEDIONEGRO
Captura del sitio. Al pie se puede ver la licencia CC BY SA

MEDIONEGRO – imágenes y movimientos es el sitio web donde el colectivo publica sus producciones. Está estructurado en diferentes secciones vinculadas a los formatos (texto, fotografía y audiovisual). Dentro de la sección Narrativas se despliegan una serie de temáticas que son abordadas por el colectivo en las diferentes coberturas:

  • Cultura de Red
  • Feminismo
  • Justicia ambiental
  • Políticas de drogas
  • Soberanía alimentaria
  • Pueblos originarios
  • Derechos Humanos
  • Territorio y urbanismo

Las temáticas abarcan la agenda de los movimientos sociales con los que articulan, con fuerte impronta de fotoperiodismo. El registro fotográfico con foco en el acontecimiento, pero también con espacio para ensayos fotográficos. En general los textos que acompañan las movidas registradas son publicaciones más cercanas a los comunicados de las organizaciones. Pero también hay crónicas con elementos narrativos que tienen la particularidad en general, de ser contadas desde el interior de cada experiencia.

Tenemos una lógica de funcionamiento como de constelaciones, donde cada cual tiene un interés, [a partir de los cuales] se ha ido articulando con distintas organizaciones. En políticas antirrepresivas con las madres de víctimas de gatillo fácil; lo ambiental junto a las madres de Barrio Ituzaingó Anexo o la planta de bioetanol Porta Hnos que está en medio del barrio San Antonio.

Cobertura “La huerta Villa La Maternidad está en peligro” | Foto: MEDIONEGRO | CC BY SA

Esto genera otro tipo de relación respecto al hecho que se busca narrar, como también al material que se quiere producir. El posicionamiento es explícito, aunque implica desgastes adicionales, supone debates y caracterizaciones previas. A eso se suma la posterior participación en esas construcciones y luego el sostenimiento de manera continua. Se busca acompañar las luchas desde adentro, aunque “a veces no nos da la cuerpa”. Sin embargo manifiestan que “sobrevivir tres años como colectivo no es menor” y que están por encima del promedio. Esta afirmación se apoya en un estudio de organizaciones culturales post 2001 realizado por la Lic. Ilze Petroni en la Universidad Nacional de Córdoba, que señala que el promedio de la vida de las organizaciones culturales es de dos años.

Sustentabilidad en la lógica del compartir

El mediactivismo en MEDIONEGRO es considerado un oficio muy intenso y con un piso de salario digno complejo de garantizar. La discusión colectiva atraviesa diversas variables: “tiempo del que se dispone”, “estrategias de sustentabilidad” y la “efectividad” de las mismas. La lógica comercial acarrea el debate sobre dónde poner el acento.

Si bien hay ideas y proyectos, no necesariamente las notas o las imágenes son lo que se tienen que vender. Muchas veces, como en otros modelos de negocio, el ingreso económico viene por otro lado: talleres, impresiones, registros de congresos o [eventos] sociales.

Respecto a lo colaborativo, se destacan situaciones que en otros contextos difícilmente sucedan. Y que aún en lógicas colectivas es complejo desarmar. Es lo que definen como ego individual y egos colectivos.

Cobertura "Concentración de los barbijos" | Foto: MEDIONEGRO | CC BY SA
Cobertura “Concentración de los barbijos” | Foto: MEDIONEGRO | CC BY SA

Determinamos que no vamos a competir con otros colectivos. No nos interesa que nuestra nota o nuestras fotos sean más lindas. O no contarles como hicimos tal foto o que preset usamos para la edición. Sino al contrario, [buscamos] compartir esas técnicas, reunirnos con otros colectivos. Si no nos da la nafta para ir a cubrir una movida, tenemos la garantía de que hay otro colectivo que sí lo puede hacer. Lo importante no es posicionar una marca.Para contextualizar sirve recordar la conyuntura: con el avance del macrismo y sus lógicas neoliberales muchas personas, colectivos y espacios comenzamos a salir a la calle, no sólo para acompañar reclamos y repudios, sino también con la necesidad de generar narrativas que disputasen a las de los medios hegemónicos, saltar el “cerco mediático”.

Los espacios de formación

Tanto en Revolución CC como en MEDIONEGRO estas instancias son definidas por necesidad antes que periodicidad. Por ejemplo, como parte de la estrategia de sustentabilidad y en base a habilidades e intereses, decidieron conformar una cooperativa de comunicación. En ese momento detectaron privilegios de los varones con respecto a las mujeres sobre los saberes técnicos – “teníamos las computadoras y los conocimientos”, reconoce uno de ellos. Así armaron instancias de socialización de la técnica.

Hicimos durante dos meses ciclos de formación en WordPress, edición de vídeo y de imagen.

Cobertura "Que nunca nos falte el fuego" | Foto: MEDIONEGRO | CC BY SA
Cobertura “Que nunca nos falte el fuego” | Foto: MEDIONEGRO | CC BY SA

Lo mismo sucedió con instancias de autoformación que surgieron como necesidad al momento de comprar equipos para compartir en la casa. Pero esa lógica trasciende las formaciones internas. También se aplican en las instancias abiertas que están planificando.

Vamos a abrir en la Casa un espacio de formación que se llama Fenómeno. [Va a ser] una especie de laboratorio de cruce de diferentes propuestas: reciclado de plástico y talleres de sonido, a través de integrantes de un sello discográfico que se llama Kryptonia. Hoy son quienes les enseñan a las pibas la operación técnica de música en vivo.

TXT: Radar Libre

IMG: MEDIONEGRO | CC BY SA

Última actualización: 17/06/2020

¿Querés conocer más proyectos como este? ¿Querés saber de qué se trata Radar Libre? ¿Conocés o sos parte de alguna experiencia similar?